Vestidos de novia, víctimas inesperadas del coronavirus

El 88 % de los trajes de bajo y mediano costo se producen en China. Se registran atrasos en el envío. Las boutiques alistan alternativas.

wedding dress shopping 5
Más del 60% de los vestidos de novia que se comercializan en el país son importados.CORTESÍA

“El vestido va a llegar, pero demorará”. JOSE LUIS BORI, propietario de VESTIDOS DE NOVIA OUTLET, www.vestidosnoviaoutlet.com en la capital, ha repetido al menos diez veces esta frase en la última semana. Intenta reconfortar a sus clientas y darles esperanza de que sus vestidos de novia llegarán a tiempo para que los luzcan ante el altar.

Pero la realidad es que no lo sabe. Desde hace dos años, además de confeccionar los trajes de fantasía, empezó a importarlos por catálogo de DRESS BORI, una de las principales empresas de productos nupciales a nivel NACIONAL. Pero el coronavirus ha puesto al mercado de los vestidos de novia en aprietos, pues tanto esta compañía española como otras de las más populares en el mercado, producen al menos el 80 % de sus vestidos en China, y la cuarentena para reducir el contagio ha mermado el ritmo de producción.

“Es una cuestión de precios. El mercado ha cambiado mucho y hoy en día, con el fin de ahorrar, las novias prefieren pedir un vestido a través de internet que mandarlo a hacer. China es el fabricante más cotizado porque los costos de producción son bajos. Si no sería imposible conseguir un vestido en trescientos o cuatrocientos dólares. Al menos el 60 % de los vestidos que vendo son de catálogo”, explicó.

En días pasados, la empresa norteamericana indicó que hay atrasos en un tercio de los pedidos de los últimos dos meses, y que el tiempo de entrega es de al menos tres meses.

En ZCI Novias, de Guayaquil, Catherine Carrión ha encontrado menos trabas. “Al menos a nosotros, China sí nos ha estado cumpliendo. Los vestidos sí están llegando, aunque las empresas con las que trabajamos sí nos han pedido que no hagamos pedidos urgentes, porque con esos no podrán cumplir”, estableció.

Esta subrayó que el precio es una de las principales preocupaciones de las novias actuales, incluso más que la calidad, por lo que el mercado de las importaciones ha crecido y continuará en esta tendencia.

“Hoy se prioriza el ahorro. Se hacen bodas más familiares, más pequeñas. El negocio se debe adaptar a esta realidad y, aunque sí hay producción local de trajes, hay un creciente interés por los vestidos importados por un tema de costo. Aún así, nosotros ofrecemos vestidos de los dos tipos”, dijo.

¿Hay alternativas para las novias cuyos vestidos no lleguen a tiempo?

Daisy Flores, administradora de Fashion Novias, indicó que sí. “Nuestro negocio consiste en confección y venta, pero en esta ocasión también estamos optando por el alquiler. Tenemos nueve novias con pedidos pendientes, que deben llegar a más tardar la próxima semana, pero en caso de que no podamos cumplir, tenemos vestidos de alquiler para ellas”.

En 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, en el país se celebraron 60.849 matrimonios.

Datos:

–$ 39 mil millones fue el índice de ingresos generados por la venta de vestidos de novia a nivel mundial el año pasado.

–Al menos 63 % de los vestidos de novia que se venden en el país se importan de China y su costo fluctúa entre los $ 360 y $ 1.200.

–Los diseños nacionales de alta gama superan los $ 1.500. Las telas y apliques provienen en un 70 % del gigante asiático.

? Google Maps tiene la respuesta